Industria del Plástico, Poliestireno y Caucho

La Industria del Plástico, en sus aplicaciones de inyección y extrusión suele disponer de sistemas de refrigeración abiertos, típicamente para los circuitos hidráulicos de su maquinaria de inyección, y circuitos cerrados de agua templada o fría para los circuitos de moldes.

 

 

Los tratamientos biocidas propuestos en los circuitos abiertos suelen depender en gran medida del volumen del circuito, con preferencia para los biocidas no oxidantes para los circuitos de pequeño volumen, y para el uso de biocidas oxidantes cloro o bromo, en los de volumen medio o grande. Como norma general, circuitos de volumen superior a 20 m3 no suelen poder tratarse con biocidas no oxidantes a un coste razonable.

En cuanto a los tratamientos físico-quimicos dependerán del tipo de biocida utilizado. Si se desea optimizar el coste del tratamiento, es conveniente analizar la posibilidad, para aguas de elevada dureza y/o alcalinidad, descalcificar o osmotizar el agua de aporte o bien instalar equipos de medida-regulación de pH, para controlar de forma eficaz los problemas de incrustación y generación de depósitos.

La industria del Poliestireno expandido, debido a la particularidad de su proceso, limita el uso seguro de biocidas en el proceso de refrigeración. Es recomendable el uso controlado de biocidas en base a cloro o bromo, más seguros para las personas. El uso de aditivos para el tratamiento de líneas de vapor/condensado debe ser analizado cuidadosamente, valorando las consecuencias sobre las instalaciones de vapor y los moldes, y las posibles limitaciones a la presencia de aminas en el aire de las instalaciones.

En cualquier caso se deberá cumplir la Legislación sobre Prevención y Control de Legionelosis.